Drug checking: una monitorización más humana de los mercados de drogas

Hay papers que te han pensar. Y hace poco me topé con uno.

Se trata de un artículo en el que se presenta información sobre las prácticas de adulteración de la cocaína y la heroína en Suiza. Es un trabajo muy interesante porque, en concreto, informa de cómo y cuándo estas dos sustancias se adulteran. Para ello, los autores usaron un conjunto de datos procedentes de los análisis de muestras de heroína y cocaína decomisadas en Suiza entre 2006 y 2015. En total, se analizaron 7.841 muestras de cocaína y 3.476 de heroína que procedían de 1.314 y 721 decomisos, respectivamente.

En línea con otros trabajos previos, los autores encuentran que la adulteración se decide y produce principalmente en el lugar de producción o justo antes de la importación. Sin embargo, los mercados de la cocaína y los de la heroína son diferentes. Las rutas de abastecimiento de la heroína hacia Suiza son limitadas y están controladas principalmente por los grupos albano parlantes. Sin embargo, la lejanía de los países de producción en el caso de la cocaína obliga a que haya más métodos de distribución, más rutas de abastecimiento y un mayor flujo de tráfico. Todo ello redundaría en una mayor adulteración para maximizar los beneficios. De hecho, sus resultados muestran que, aunque la heroína se adultera casi siempre con paracetamol y cafeína, y solo en ocasiones se diluye con manitol, glucosa o sucrosa, la cocaína se adultera con un conjunto más amplio de sustancias (fenacetina, levamisol, lidocaína, cafeína, hidroxizina, etc.), algunas de las cuales (fenacetina y levamisol) aumentan su presencia cuanto menor es el escalón de la cadena de distribución.

Me ha resultado muy interesante leer que las organizaciones que trafican con heroína, también lo hacen con el mix de cafeína y paracetamol, lo que les reporta unos beneficios de uno o dos millones de francos suizos: entre 908 y 1.800.000 euros. Casi nada. De hecho, desde hace muchos años, estoy totalmente convencido de la existencia de un mercado paralelo, el de los adulterantes. La cafeína es el adulterante que aparece con más frecuencia en diferentes sustancias, pero solo las cantidades necesarias para adulterar la anfetamina y la cocaína que corren por Europa, o por cualquier otra parte, deben sumar ya unas cuantas toneladas. Y no nos olvidemos de los anestésicos locales: procaína, lidocaína, tetracaína y benzocaína. Las cantidades que circulan solo para adulterar la cocaína deben ser también importantes y, como todas las demás, de algún lugar tienen que venir. Pudiera ser que las organizaciones dedicadas al tráfico de drogas contemplaran en algún momento la posibilidad de montar laboratorios especializados en la producción de adulterantes. Pero también es posible que estas sustancias procedan de desviaciones de los mercados legales.

Lo que está claro es que las adulteraciones no se producen al azar. El mix de cafeína y paracetamol en la heroína es un ejemplo. La cafeína hace que la heroína se vaporice a menor temperatura y el paracetamol tiene un sabor que puede dar el pego. Los anestésicos locales buscan producir la sensación de anestesia de la cocaína y el levamisol es una prodroga del aminorex, una sustancia estimulante que, en combinación con la cocaína, potenciaría los efectos de estimulación. Y es que este fraude, porque es un fraude, hace disminuir la pureza de la cocaína y la heroína y, en ocasiones, puede incrementar los riesgos para la salud de las personas que las consumen.

El estudio analiza los mercados hasta 2015. En la actualidad, estos mercados pueden haber cambiado y, de hecho, así ha sido. Por ejemplo, en el caso de la cocaína, se ha producido un aumento de la producción en los países productores y un aumento de la pureza, al menos en Europa. Sin duda, ello puede afectar al número y tipo de adulterantes empleados y, por tanto, deberemos esperar a futuros trabajos que lo confirmen o no.

Recomiendo la lectura del trabajo completo para obtener más información sobre sus resultados. Se trata sin duda de un importante ejemplo de monitorización de los mercados que, aunque principalmente dirigido a servir de fuente de información a la acción policial sobre el narcotráfico, también puede resultar útil de cara a los programas de reducción de riesgos y daños para personas que usan drogas. No obstante, los servicios de análisis de sustancias también cumplen esta última función y añaden una dimensión más humana a la monitorización, ya que, frente a las muestras de decomisos a nivel de personas usuarias (obtenidas mediante castigo), los servicios de análisis se basan en la construcción de una relación de confianza y de colaboración con dichas personas. De hecho, en los servicios de análisis, las personas no son tratadas como infractoras o criminales y, por ello, se pueden mostrar dispuestas, bajo una serie de circunstancias, a entregar voluntariamente una muestra para su análisis. Ahora bien, para cumplir bien esta función de monitorización y de reducción de riesgos, deben estar bien financiados para que dispongan de todas las herramientas necesarias para ello.

Finalmente, tal y como Barratt y Ezard (2016) afirman, los servicios de análisis también nos permiten conocer la discrepancia entre lo que la gente piensa que va a consumir y lo que realmente está consumiendo. La información procedente de los decomisos no permite obtener este conocimiento y, dada la lentitud y en ocasiones opacidad de sus resultados (en ocasiones debido a que forman parte de procesos judiciales o se encuentran bajo secreto policial), su valor en términos de reducción de riesgos y daños se ve limitado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s